sábado, agosto 02, 2008

Fragmento de "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera

Hace ya más de diez años que leí esta obra. Recuerdo que fue compicado entender en aquella epoca parte de sus significados, quizá por ser una obra a mi juicio; un poco más profunda y en aquellos tiempos, la levedad perenne de adolescente, aunada a la poca experiencia, hacían de este libro un delgado bloque de concreto. Hoy mi entender es distinto (no porque haya adquirido más peso) enseguida escojo personaje y trato de entender su naturaleza en base a mi propia vivencia. Dejo este fragmento que a mi juicio, es uno de los más interesantes.


" Sintió en su boca el suave olor de la fiebre y lo aspiro como si quisiera llenarse de las intimidades de su cuerpo. Y en ese momento se imaginó que ya llevaba muchos años en su casa y que se estaba muriendo. De pronto tuvo la clara sensación que no podría sobrevivir a la muerte de ella. Se acostaría a su lado y querría morir con ella. Conmovido por esa imagen hundió en ese momento la cara en la almohada junto a la cabeza de ella y permaneció así durante mucho tiempo.... ....Y le dio pena que en una situación como aquella, en la que un hombre de verdad sería capaz de tomar inmediatamente una decisión, él dudase, privando así de su significado al momento mas hermoso que había vivido jamas (estaba arrodillado junto a su cama y pensaba que no podría sobrevivir a su muerte).Se enfadó consigo mismo, pero luego se le ocurrió que en realidad era bastante natural que no supiera que quería: El hombre nunca puede saber que debe querer, porque vive solo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni de enmendarla en sus vidas posteriores.No existe posibilidad alguna de comprobar cual de las decisiones es la mejor, porque no existe comparación alguna. El hombre lo vive todo a la primera y sin preparación. Como si un actor representase su obra sin ningún tipo de ensayo. Pero que valor puede tener la vida si el primer ensayo para vivir es ya la vida misma? Por eso la vida parece un boceto. Pero ni un boceto es la palabra precisa, porque un boceto es siempre un borrador de algo, la preparación para un cuadro, mientras que el boceto que es nuestra vida es un boceto para nada, un borrador sin cuadro."

"Einmal ist keinmal". Lo que solo ocurre una vez es como si no ocurriera nunca. Si el hombre solo puede vivir una vida es como si no viviera en absoluto."

"Si cada uno de los instantes de nuestra vida se va a repetir infinitas veces, estamos clavados a la eternidad como jesucristo a la cruz. La imagen es terrible. En el mundo del eterno retorno descansa sobre cada gesto el peso de una insoportable responsabilidad. Ese es el motivo por el cual Nietzsche llamó a la idea del eterno retorno la carga más pesada (das schwerste Gewicht). Pero si el eterno retorno es la carga más pesada, entonces nuestras vidas pueden aparecer, sobre ese telón de fondo, en toda su maravillosa levedad."

"¿Pero es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad?"

"La carga más pesada nos destroza, somos derribados por ella, nos aplasta contra la tierra. Pero en la poesía amatoria de todas las épocas la mujer desea cargar con el peso del cuerpo del hombre. La carga más pesada es por lo tanto, a la vez, la imagen de la más intensa plenitud de la vida. Cuanto más pesada sea la carga, más a ras de tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será. Por el contrario, la ausencia absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terreno, que sea real sólo a medias y sus movimientos sean tan libres como insignificantes."

"Entonces, ¿qué hemos de elegir? ¿El peso o la levedad?"

"Este fue el interrogante que se planteó Parménides en el siglo sexto antes de Cristo. A su juicio todo el mundo estaba dividido en principios contradictorios: luz-oscuridad; sutil-tosco; calor-frío; ser-no ser. Uno de los polos de la contradicción era, según él, positivo (la luz, el calor, lo fino, el ser), el otro negativo. Semejante división entre polos positivos y negativos puede parecernos puerilmente simple. Con una excepción: ¿qué es lo positivo, el peso o la levedad? Parménides respondió: la levedad es positiva, el peso es negativo. ¿Tenía razón o no? Es una incógnita. Sólo una cosa es segura: la contradicción entre peso y levedad es la más misteriosa y equívoca de todas las contradicciones."

Y usted, que tan liviano es?

5 comentarios:

  1. Nunca me ha tocado leer este libro...y no conozco mucho a Milan Kundera tampoco. ¿Será acaso un "one-hit wonder" de la literatura?

    La vida parece un boceto, sí...pero está en nosotros tomarla por momentos y hacerla una obra ya pulida en sus detalles; y no es contínuo, sino que vamos realizando nuevos actos y ensayándolos.

    Quizás sean esos 21 gramos de peso que perdemos al morir los que hagan la diferencia con la levedad. Saludos afectuosos, de corazón.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he leido ese libro pero a ultimas fechas lo he querido hacer, es muy raro, que a ultimas fechas este teniendo tantos reencuentros y darme cuenta que con la gran mayoria de ellos he hablado de las mismas cosas, de estas preguntas sin respuesta que como pueden aveces.

    Me gusta lo que escribes amigo!
    saludos

    ResponderEliminar
  3. éste es mi libro favorito, sin dudas.
    la vida como boceto, la vida en toda su maravillosa levedad... podremos tolerarla?
    o es que siempre necesitamos ser aplastados al ras del piso? es esa la vida real?
    quisiera alas de mariposa en la mía. pero temo cuan lejos podrían llevarme.

    ResponderEliminar
  4. Que la mariposa te lleve a donde sus alas quieran...

    Sobre la levedad y el peso...

    Me pellizco a mi mismo por -a veces- ser insoportablemente leve y otras, insoportablemente pesado.

    Benditas dualidades.

    Saludos P!

    ResponderEliminar
  5. Navegando llegé, justo buscaba ubicar algo sobre Kundera. la insoportable levedad es uno de mis libros favoritos. Las reflexiones son increíbles. Me gustó tu blog, regresaré...
    saludos

    ResponderEliminar

Los comentarios son libres, así como las mentadas, pero por favor, que sean sutiles...